PrimeraEscuela.com
Fábula de Esopo: El ratón de campo y el ratón de ciudad

Imprima, lea y discuta la fábula. La fábula imprimirá en la parte superior del papel. Entusiasme al estudiante a dibujar y colorear una ilustración de la fábula debajo del texto.

actividades y manualidades ratónVisite el tema educativo del RATÓN para actividades, manualidades, dibujos para colorear y fichas imprimibles.

El ratón de campo y el ratón de ciudad

los ratones poniendo el cascabel al gatoUn ratón de la ciudad visitó una vez a un pariente que vivía en el campo. Para el almuerzo, el ratón de campo sirvió tallos de trigo, raíces y bellotas, con un chorrito de agua fría para beber. El ratón de ciudad comió con moderación, mordisqueando un poco de esto y un poco de aquello, y con su manera dejó muy claro que comía la comida sencilla sólo para ser educada.

Después de la comida los amigos tuvieron una larga charla, o mejor dicho, el ratón de ciudad habló sobre su vida en la ciudad mientras el ratón de campo escuchaba. Luego se fueron a la cama en un nido acogedor en el seto y durmieron en tranquilidad y comodidad hasta la mañana. Mientras dormía, el ratón de campo soñó que era un ratón de ciudad con todos los lujos y placeres de la vida de la ciudad que su amigo le había descrito. Así que al día siguiente, cuando el ratón de ciudad le pidió al ratón de campo que se fuera con ella a la ciudad, ella con mucho gusto dijo que sí.

Cuando llegaron a la mansión en la que vivía el ratón de ciudad, encontraron en la mesa del comedor los restos de un banquete muy fino. Había dulces y jaleas, pasteles, quesos deliciosos, de hecho, las comidas más tentadoras que un ratón pueda imaginar. Pero justo cuando el ratón de campo estaba a punto de mordisquear un delicioso trozo de pastel, oyó a un gato maullar con fuerza y arañar la puerta. Con gran miedo, los ratones se escabulleron a un escondite, donde permanecieron inmóviles durante mucho tiempo, sin atreverse a respirar. Cuando por fin se aventuraron a volver al banquete, la puerta se abrió de repente y entraron los sirvientes para recoger la mesa, seguidos por un perro.

El ratón de campo se detuvo en la guarida del ratón de la ciudad solo el tiempo suficiente para recoger su bolso y su paraguas. "Puede que tengas lujos y manjares que yo no tengo," dijo mientras se alejaba apresuradamente, "pero prefiero mi comida sencilla y mi vida sencilla en el campo con la paz y la seguridad que la acompañan."

La pobreza con seguridad es mejor que la abundancia en medio del miedo y incertidumbre.